Sostenibilidad

Inclusión

La inclusión financiera, entendida como el acceso efectivo a servicios financieros formales por parte de quienes no han sido atendidos por el sistema financiero formal, o lo han sido de manera de manera precaria, ha jugado un rol importante en el debate internacional al ser reconocida como una herramienta efectiva para erradicar la pobreza, una de las Metas de Desarrollo del Milenio.

Según el Consultative Group to Assist the Poor (CGAP), la inclusión financiera busca que la población y las empresas puedan acceder y hacer uso efectivo de servicios financieros, que deben ser ofrecidos de manera responsable y sostenible dentro de un ambiente regulatorio adecuado. En esta medida, es importante conectar los objetivos de la inclusión financiera con el impacto que ésta tiene sobre la calidad de vida de la población, el desarrollo económico y el crecimiento del sistema financiero a través del ahorro y la productividad.

De acuerdo con el Reporte de Inclusión Financiera 2012 de la Superintendencia Financiera de Colombia y la Banca de las Oportunidades, si bien contar con la infraestructura que permita la cobertura geográfica de servicios financieros y tener una oferta amplia de productos, es fundamental para contribuir a la inclusión financiera, es importante también diseñar productos y servicios que se ajusten más a las necesidades reales y expectativas de los usuarios.

Asimismo, estos esfuerzos por aumentar el acceso a servicios financieros e incentivar su uso, deben estar acompañados por un marco robusto de protección a los consumidores que les genere mayor confianza y bienestar al empatar sus intereses y necesidades con los de la industria. Igualmente, el constante crecimiento de la oferta de productos, aumenta la complejidad de la información disponible al consumidor. Por lo que se hace necesario contar con mecanismos que reduzcan las asimetrías de información del mercado, para que los consumidores, al momento de adquirir productos o servicios financieros, puedan tomar decisiones contando con la información necesaria.

En este sentido, Fasecolda desarrolla diversos planes de acción en términos de inclusión financiera por medio del acceso -cobertura y asequibilidad de productos y servicios financieros- como la cobertura que alcanzan los microseguros, el seguro agropecuario y los diversos ramos de la industria del seguro; del uso -evolución de la utilización de canales transaccionales y productos y servicios financieros- como la creación de los microseguros y el seguro agrícola; y de la protección al consumidor financiero como los aspectos relacionados con la atención a quejas y reclamos recibidas por la industria y el proceso de elaboración del Código de Buenas Prácticas del sector.