Mayo 2015
 
¿Cómo planean su futuro los colombianos?
 
 
Fasecolda presenta los resultados de la Encuesta de Demanda de Seguros de Vida en Colombia.


El 92% de los asegurados valoran de manera importante o muy importante el seguro de vida, y más del 67% están dispuestos a renovarlo.


El 76% de quienes se encuentran asegurados voluntariamente, recomendarían comprar un seguro a sus familiares o amigos

 

En los últimos cinco años se ha incrementado en un 13% el porcentaje de colombianos que conocen los seguros de vida y los utilizan como instrumentos de ahorro y protección financiera del hogar. Así lo ratifica la Encuesta de Demanda de Seguros de Vida en Colombia, realizada por Fasecolda, cuyo objetivo fue comprender aquello que motiva a los hogares a proteger su patrimonio ante el fallecimiento del jefe de hogar, la presencia de una enfermedad grave o un suceso imprevisto que origine la incapacidad total y permanente de éste.


La encuesta, contratada con el Centro Nacional de Consultoría, fue aplicada a 1900 personas en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, a 1.3 millones de hogares en estratos 3, 4, 5 y 6.


Los resultados obtenidos permiten analizar todas las etapas de adquisición de seguros de vida: desde las motivaciones de la decisión de compra o cancelación del seguro de vida, hasta las características de duración, valor asegurado y evaluación del servicio recibido por el consumidor durante y después de la compra. Además, por primera vez para el mercado colombiano, se logró una estimación del número de pólizas de seguro de vida adquiridas en el exterior.


Casos como el de Antonio y María demuestran que cada vez son más quienes dan prioridad a la administración inteligente de los riesgos y a la protección del bienestar de sus familias.


Docente de profesión, Antonio tenía muchos sueños en mente; entre ellos, sacar a su familia adelante, montar su propio colegio y ayudar a su esposa María a abrir su papelería. Todas estas aspiraciones parecieron quedar inconclusas debido a que Antonio falleció producto de un intento de robo mientras se dirigía a la escuela en la que trabajaba, en la localidad de Sumapaz.


Dos meses después del fallecimiento de su esposo, María supo que él había comprado en el último año un seguro de vida para proteger a sus seres queridos, en caso de que él sufriera un accidente, enfermara o muriera. Acudió a la aseguradora que había expedido la póliza y encontró que ahora contaba con un respaldo económico que le permitiría conservar la independencia económica y mantener la calidad de vida suya y de sus hijos. Las deudas estaban cubiertas, la educación de los niños, garantizada, y tenía el capital base para poner a funcionar su papelería.


Sobre el estudio:


  • La Encuesta de Demanda de Seguros de Vida en Colombia demuestra que la correlación entre el ingreso disponible y la compra de seguros es significativa. Aquellos con mayor ingreso per cápita tienen asociados mayores indicadores de penetración de seguros de vida.
  • La demanda de seguros de vida depende, además, de la expectativa que tienen los asegurados de poder satisfacer las necesidades materiales que pueden llegar a tener los beneficiarios en caso de faltar, del número de personas que dependen del jefe del hogar, el precio del seguro, el nivel educativo, la estabilidad del entorno económico, el acceso a servicios financieros y la tasa de ahorro.
  • El 33% de los hogares urbanos colombianos, si bien no son pobres, caerían en la pobreza ante la ocurrencia de un evento adverso que afecte su ingreso. Esto es soportado por algunas cifras del DANE que evidencian que del total de hogares en que el jefe falleció, en 29% de ellos debieron reducir los gastos y en 16% de estos hogares se endeudaron o gastaron ahorros para hacer frente a la pérdida de ingresos asociada a este evento. Esto resulta irónico si se tiene en cuenta que por cada persona que compra un seguro de vida, hay 3.5 personas que compran juegos de azar.
  • Los colombianos no compran seguros de vida por las siguientes razones: no alcanzan los ingresos (46%), no los necesitan (49%), no los entienden (46%), tienen otros mecanismos para proteger el patrimonio familiar (53%) y no confían en las compañías de seguros (51%).
  • Las personas tienden a tomar sus decisiones financieras con base en su estado actual o más cercano y no considerando horizontes largos de tiempo, lo cual desde la teoría económica no es racional, pero es un patrón de comportamiento que determina la toma de decisiones financieras, incluyendo la compra de seguros de vida. Esto se refleja en el 72% de las personas encuestadas que prefiere obtener 1 millón de pesos inmediatamente, aún si esto implica renunciar a obtener 5 millones dentro de cinco años, mientras casi la mitad de los asegurados expresa su desacuerdo con la afirmación “vivo más para el presente que para el futuro”.
  • El proceso de toma de decisiones de compra de seguros involucra aspectos comportamentales, económicos y de educación financiera, y es precisamente el reto de la industria aseguradora, no sólo en Colombia sino a nivel internacional, diseñar las estrategias adecuadas para ofrecer a los consumidores potenciales tanto los mecanismos para incrementar sus capacidades financieras como darles a conocer los beneficios de contar con las coberturas de seguros acordes a sus necesidades.

Los siguientes son los hallazgos más importantes de la investigación:


 
 
 
Sobre el conocimiento
 
 
  1. El seguro de vida es un complemento de ahorro y protección financiera del hogar, ya que el 68% de las personas que poseen activos de capitalización como inmuebles o bonos, poseen uno.

  2. El 42% de las personas encuestadas consideran que el seguro de vida es un lujo, pero el 33% de estos no conocen cuánto cuesta uno.

  3. Las razones predominantes por la que las personas no compran seguros son: es muy caro (56%), la información recibida es insuficiente (54%), y no hay claridad sobre el beneficio que proporciona la compra del seguro (38%).

 
 
     
 
 
Sobre el comportamiento
 
 
  1. Se comprobó que las personas que poseen un seguro de vida planean a futuro su bienestar. De aquellos que poseen mecanismos de ahorro a futuro, como pensiones voluntarias o CDT´s, el 30% están aseguradas, mientras que solo un 18% no lo está.

  2. Algunas personas no reconocen el verdadero valor y beneficio de un seguro de vida. El 65% de las personas estarían dispuestas a comprar un seguro de vida, pero no quisieran pagar nada por él.

  3. Existe un problema al momento de concretar la compra, ya que del total de personas que no poseen un seguro de vida, el 33% han buscado información sobre seguros, y de estos, el 22% ha intentado comprar pero no lo ha hecho.

  4. El porcentaje de personas que poseen un seguro de vida en el exterior corresponde al 5.5%. El 30% lo prefirió así porque le ofrecieron más y mejores coberturas.
 
 
 
 
Sobre la experiencia
 
 
  1. Quienes se encuentran asegurados valoran de manera importante el seguro: más del 92% lo consideran importante o muy importante, y más del 67% están dispuestos a renovarlo.

  2. El 80% de los asegurados estaría dispuesto a renovar su seguro de vida si éste tuviera un componente de ahorro.

  3. El consumidor de seguros de vida en Colombia se siente satisfecho con la información y el trato recibido (91% y 98%), así como con el conocimiento del vendedor (94%), y con el servicio posterior a la venta (80%).

  4. Quienes se encuentran asegurados voluntariamente, recomendarían en el 76% de los casos a sus familiares o amigos que se aseguren, mientras que entre los no asegurados, el 49% harían este tipo de recomendaciones.

  5. Las razones más frecuentes por la que los consumidores cancelan su seguro son porque: deben priorizar gastos (71%), prefieren poner el dinero en alguna inversión o ahorrarlo (63%) y no desean pagar el seguro por mucho tiempo para obtener algún beneficio (57%).

 
 
 
 
Sobre los beneficios del seguro
 
 
  1. Un seguro de vida es un mecanismo mediante el cual las familias buscan reducir las consecuencias financieras de una muerte prematura. Este es un riesgo desde el punto de vista económico cuando, por ejemplo, los padres aún tienen responsabilidades financieras con sus hijos.

  2. Mediante el seguro de vida, de alguna forma, se busca reemplazar la incertidumbre de una posible pérdida humana y sus consecuencias, por la certeza del pago de un monto que permita mantener la calidad de vida de los seres queridos. Adicionalmente, sirve como un instrumento de ahorro/inversión y permite disminuir las preocupaciones, por lo que a su vez se incrementa la productividad.

  3. Para las personas de menores ingresos existen los microseguros, que tienen como objetivo principal garantizar que ante una calamidad como la muerte de un miembro del hogar, el bienestar de las personas no se vea deteriorado y no caigan o se perpetúen en la pobreza.

  4. La mejora en el indicador de desempleo, así como el comportamiento de la cartera de crédito, han permitido ampliar la cobertura de este seguro a un mayor número de colombianos que pueden amparar el patrimonio de sus seres queridos, ante el riesgo de muerte del asegurado.
 
 
 
 
Sobre el conocimiento
 
 
  1. El RUS es una plataforma electrónica que permite que los colombianos accedan de forma oportuna, fácil y gratuita a la información de su interés sobre los seguros vigentes de Vida Individual y Vida Grupo, Responsabilidad Civil en el Seguro Voluntario de Automóviles y el Seguro Obligatorio de Bienes Comunes.

  2. Cualquier persona puede ser beneficiaria de un seguro de vida, pues son de libre elección y fácil acceso.

  3. Las consultas sobre los seguros de vida representan gran parte de la razón de ser del Registro. En el RUS se encuentra la información sobre la existencia de un seguro a nombre de la persona fallecida.

  4. Para garantizar la seguridad de los posibles beneficiarios de este tipo de seguros, se deben anexar otros documentos como el certificado de defunción.
 
 
     
 
 
Datos de interés
 
Vida grupo
 
  • En términos de riesgos asegurados, a diciembre de 2014 el ramo contaba con 24 millones 560 mil riesgos asegurados, frente a 19 millones 580 mil que reportaba al mismo mes de 2013, lo cual implica un crecimiento del 25,4%.
  • A diciembre de 2014, las primas emitidas ascendían a 2.6 billones, lo que refleja un crecimiento del 12,6% con respecto al mismo mes de 2013, cuando se registraban 2.3 billones.
Vida individual
 
  • Cuenta con 1 millón 220 mil riesgos asegurados. Creció un 25,4% con respecto a diciembre de 2013.
 
     
 

 

 
 
 
  ANEXOS  
  La demanda de seguros de vida en Colombia: una visión integral  
  Versión en pdf  
  Versión en línea  
  Presentación rueda de prensa