Sala de prensa

Así se ha comportado el sector de seguros durante la pandemia

29 de septiembre

El sector asegurador también se contagió del COVID-19, pero es un paciente con síntomas leves. Aunque en general el mercado se ha visto afectado por un menor ingreso de primas y la reducción de los rendimientos financieros durante el primer semestre, su base es sólida y se está apoyando en la rentabilidad de las inversiones que cubren las reservas de riesgos asumidos en periodos anteriores y en la menor siniestralidad.

Al cierre del periodo, según cifras de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), el resultado neto de la industria es de 1,1 billones de pesos (-14 por ciento en relación con el mismo semestre del año anterior).

 

“El sector asegurador es sólido patrimonialmente y el país debe estar tranquilo de que así sea. Esta solidez en un evento de gran estrés económico se traduce en que se cuenta con los recursos para atender los siniestros que ocurran a sus asegurados”, señala Miguel Gómez Martínez, presidente de Fasecolda.

 

¿Cuál ha sido el comportamiento de los seguros durante la pandemia? De acuerdo con el gremio, la adquisición de productos para proteger la vida y el patrimonio ha disminuido. Esto obedece principalmente a aspectos como el desempleo, el aumento de la cartera de crédito, la no disponibilidad del ahorro y, en especial, porque en las actuales condiciones económicas la prioridad de las personas son los gastos relacionados con sus necesidades básicas como alimentación, educación y vivienda, entre otros.

 

En el ramo de autos –que es lo que más aseguran las personas–, al mes de junio en Colombia había 2,1 millones de vehículos con seguros voluntarios de automóviles, esto es un 26 por ciento de los que tienen una póliza SOAT. La devolución de primas, ampliación de coberturas y la disminución en las ventas de automotores nuevos han impactado las primas de este ramo, causando una caída del 11 por ciento en relación con el primer semestre de 2019.

 

En cuanto al SOAT las primas disminuyeron 6 por ciento, pues los propietarios de vehículos cuyas pólizas se vencían en el periodo de la cuarentena decidieron no renovarlas hasta que se permitiera la circulación. Adicionalmente, se registró una evasión cercana al 49 por ciento. En total, 8 millones de automotores cuentan con un SOAT vigente.

 

La salud, por su parte, reporta más de 750.000 pólizas voluntarias que cobijan a cerca de 2,5 millones de colombianos. El temor al contagio disminuyó las consultas médicas y los procedimientos clínicos, por lo que en los primeros seis meses se evidenció una disminución del 12 por ciento en la siniestralidad.

 

Uno de los ramos más afectados fue el de cumplimiento, ya que se presentó un incremento del 160 por ciento en las reclamaciones de los seguros de arrendamiento. Según Fasecolda, entre marzo y junio, las aseguradoras han pagado siniestros por incumplimiento de contratos de arrendamiento por más de 183.000 millones de pesos.

 

“En medio de la pandemia, muchos hogares y propietarios de inmuebles, que viven de las rentas, sintieron el beneficio de contar con este seguro y pudieron conservar sus ingresos”, resalta Gómez Martínez.

 

Con respecto a la siniestralidad, los resultados a junio muestran una disminución. Sin embargo, Fasecolda explica que “este indicador no refleja adecuadamente la realidad pues los efectos generales se verán a final de año cuando se contabilicen todas las reclamaciones que como consecuencia de la pandemia no se han reportado”.

Fuente: Mónica Pardo, Revista Semana.

 

Para seguir leyendo, haga clic aquí